Google+ Followers

Buscar

1.03. Una religión rival en Samaria

Los judíos que regresaron a Jerusalén encontraron resistencia cuando trataron de establecer normas de culto diferentes de los conceptos populares de los pueblos semipaganos que se habían establecido en el país durante el cautiverio.

Sanbalat y Tobías pensaban que los repatriados tenían conceptos estrechos y eran intolerantes, e hicieron todo lo posible para anular sus planes.

Un hijo de Joiada el sacerdote fue desterrado por Nehemías debido a su casamiento con la hija de Sanbalat. Este quizá es el Manasés que menciona Josefo* (Nehemías 13:28-29), a quien Sanbalat de Samaria dio la bienvenida y constituyó como sacerdote de un templo samaritano rival sobre el monte Gerizim.

El resultado fue un culto samaritano rival que se menciona en el Nuevo Testamento (Juan 4: 20), y que todavía sobrevive en Nablús.

------------------------
* Posiblemente la expulsión del yerno de Sanbalat de Jerusalén pudo estar relacionada con la construcción del templo del cisma de los Samaritanos en el monte Gerizim. Josefo relata (Antigüedades xi. 7.2) que Manasés, hermano del sumo sacerdote Jadúa, se casó con Nikaso, hija del sátrapa Sanbalat, que era de la ciudad de Cuta. Cuando las autoridades judías lo excluyeron por eso del sacerdocio, con la ayuda de su suegro estableció el templo y el culto en el monte Gerizim. Es de suponer que muchos sacerdotes lo acompañaron. Sin embargo, Josefo hubica este relato en tiempos de Alejandro, aproximadamente un siglo después de Nehemías. Es muy posible que el relato en sí sea verídico, y que el error de Josefo sea solo un anacronismo. Sabemos que él ubica a Sanbalat con 100 años de atraso. Que Josefo dijo que el dirigente cismático fue hermano de Jadúa, y por lo tanto nieto de Joiada, mientras que la Biblia dice que era hijo de Joiada, puede explicarse fácilmente si se supone que Josefo se equivocó o que "uno de los hijos de Joiada" (vers. 28) representa a uno de los nietos de Joiada, como ocurre tantas veces en la Biblia.