Google+ Followers

Buscar

4.02. Los cuatro reinos reducidos a tres

De este modo, en menos de 40 años desde la muerte de Alejandro y 20 años después de la división del imperio hecha en Ipso, su vasto territorio había pasado por las manos de muchos pretendientes. Ahora todo el imperio, excepto fragmentos menores, estaba bajo el dominio de tres dinastías de sangre macedonia. La casa de Tolomeo gobernaba a Egipto; la casa de Antígono -que reemplazaba a la de Casandro- se había posesionado de Macedonia; la casa de Seleuco retenía el este, y el antiguo territorio de Lisímaco, el norte.

En 279 los galos invasores -una oleada oriental de bárbaros bien conocidos en la historia romana- entraron en Macedonia y Grecia, de donde fueron expulsados. Algunos de ellos invadieron grandes partes de Asia Menor. Amparados por reyes locales que querían hostigar a los gobernantes de linaje seléucida, saquearon el país durante muchos años y consiguieron tributos mediante extorsiones. Finalmente, después de casi medio siglo, fueron decisivamente derrotados por el gobernante de Pérgamo, que más tarde se convirtió en el más importante de los pequeños Estados que surgieron de los fragmentos del imperio de Lisímaco. De allí en adelante esos galos quedaron restringidos a la región de Asia Menor, de donde ésta tomó el nombre de Galacia. Posteriormente esa zona se convirtió en una provincia romana, donde Pablo fundó varias iglesias y a las cuales escribió la Epístola a los Gálatas.

Aunque estos pequeños Estados conservaron su existencia independiente, casi todo el territorio del imperio de Alejandro quedó bajo los tres fuertes reinos helenísticos: Macedonia, Egipto y el imperio seléucida (este último con frecuencia es llamado Siria debido a que Antioquía llegó a ser su capital principal y posteriormente su territorio se redujo a Siria). Estos tres reinos dominaron el Mediterráneo oriental hasta que fueron absorbidos sucesivamente como provincias por el Imperio Romano. Por eso en muchas historias abreviadas se omite la mención de la primera división cuádruple del imperio de Alejandro y sólo se hace referencia a la fase final de tres reinos.

Palestina, situada en el corredor entre Egipto y el imperio seléucida, se constituyó durante muchos años en un motivo de discordia entre "el rey del sur" y "el rey del norte". Por eso los Tolomeos de Egipto y los reyes seléucidas son más importantes para la historia sagrada que Macedonia. Palestina estuvo bajo el dominio de los Tolomeos aproximadamente hasta el año 200 a. C., cuando cayó bajo el poder de los seléucidas.