Google+ Followers

Buscar

7.04. Judas Macabeo restaura el culto en el templo

A la muerte de Matatías (167/166) el liderazgo correspondió a su hijo Judas, quien tomó el sobrenombre de Macabeo. Así esta familia de patriotas, originalmente de la casa de Asmón (los asmoneos), vino a ser conocida como los macabeos. Un ejército sirio enviado para sojuzgar a Judas fue derrotado en dos encuentros, el segundo de los cuales se riñó en Bethorón.

Antíoco Epífanes, que había ido al este debido a un levantamiento de los partos, comisionó a Lisias para que lo reemplazara en su ausencia y para que continuara la guerra contra los judíos. Judas Macabeo rechazó al enemigo en el primer encuentro en Emaús (166/165). Entonces Lisias trató de llegar a Jerusalén por el sur. Judas resultó victorioso otra vez en Bet-sur (165), pocos kilómetros al suroeste de Jerusalén.

De acuerdo con las cláusulas de la paz convenida con Lisias, se permitió que ambas facciones de judíos vivieran en Jerusalén; Menelao quedó como sumo sacerdote, y el templo sería restaurado para el culto de Dios. Fueron eliminados todos los emblemas del culto pagano y se erigió un nuevo altar para los holocaustos.

En el día 25 del mes de Quisleu (165), Judas hizo que el templo fuera reconsagrado, y desde entonces ese día ha sido conmemorado con la fiesta conocida hoy como Hanuca (Hanukká o fiesta de las luces), a la que se hace referencia en el Nuevo Testamento como la fiesta de la dedicación (Juan 10: 22).

Josefo dice que la restauración del templo "acaeció en el mismo día en el que, tres años antes, su santo servicio se había transformado en una forma impura y profana de culto; pues el templo, después de haber sido desolado por Antíoco, había permanecido así durante tres años" (Antigüedades xii. 7. 6). El relaciona esto con "la profecía de Daniel", sin identificarla.

Pero Daniel se refiere al poder romano como el opresor, y no a un poder macedonio, y además habla de 2.300 días (Daniel 8: 9-14). Los que tratan de hacer que el texto que dice 2.300 "tardes y mañanas" signifique 1.150 días literales, no pueden hacer que el intervalo equivalga a 3 1/2 años o a 3 años. Por lo tanto, por varias razones Daniel no puede referirse a los males causados por Antíoco Epífanes sino a algún otro acontecimiento de largo alcance que parece haber escapado de la investigación de muchos estudiosos desde el tiempo de Cristo.

Antíoco Epífanes fue acosado por tantas dificultades en el este que nunca regresó a Antioquía. Frustrado en su intento de saquear los tesoros del templo de Nanaia o Anaitis en Elimaida (Persia), a diferencia de su padre, logró escapar. Más tarde enfermó y murió en Taba (Persia, 164/163). En su lecho de muerte nombró a uno de sus colaboradores llamado Filipo, como regente de su hijo menor de edad, Antíoco V Eupátor.

Cuando Filipo regresó a Antioquía para luchar con Lisias por la regencia, encontró que Lisias y el joven rey habían regresado a Palestina para sofocar levantamientos de algunos facciosos. Esta vez Lisias consiguió derrotar a las fuerzas de judas en Bet-zacaría, pero apenas estableció el cerco de Jerusalén supo que Filipo ya estaba en Antioquía y reclamaba la regencia. Ante esa amenaza, Lisias rápidamente convino la paz con Judas.

De acuerdo con ese convenio, Menelao, el sumo sacerdote, fue sacado de su cargo, llevado a Antioquía y ejecutado. Alcimo, que aunque era descendiente de Aarón no era del linaje de los sumos sacerdotes, fue constituido como sumo sacerdote en lugar de Menelao, pero fue depuesto por el pueblo cuando se llegó a saber que se oponía a Judas. Así, el sumo sacerdocio sufrió por la unión de la autoridad política y religiosa en una misma persona.

Hubo entonces un conflicto entre Lisias y Filipo por el control del rey niño, revueltas en las provincias orientales y la llegada desde Roma de Demetrio, hijo y legítimo heredero de Seleuco IV, quien 12 años antes había sido sacado de su trono por Antíoco IV por medio de engaños. Demetrio recibió una cordial bienvenida en Siria, pero instigó el asesinato de Antíoco V -el niño rey-, privando así a Lisias de su poder, y como resultado Demetrio I Soter consiguió el trono en 162/161.