Google+ Followers

Buscar

9.04. Declinación del poder asmoneo

Alejandro Janneo murió finalmente en 76/75. Su viuda Alejandra (Salomé), quizá aconsejada por él, se inclinó hacia los fariseos y logró gobernar como reina.

Los fariseos habían sufrido tanto durante el cruel gobierno de Janneo, que estaban dispuestos a que reinara una mujer para ver si así podían recuperar el poder.

Alejandra retuvo la autoridad civil y confió el sumo sacerdocio a su hijo Hircano II. Pero su hijo Aristóbulo II se puso de parte de los saduceos, y se reinició la lucha entre los saduceos liberales y los fariseos conservadores.

Hircano II permitió una persecución contra los saduceos, que los forzó a huir a otras partes de Palestina, por lo que resolvieron iniciar una rebelión contra él.

Cuando Alejandra murió (67), toda la autoridad del reino, tanto civil como religiosa, pasó a manos de Hircano II; pero la lucha entre Hircano y su hermano Aristóbulo causó la intervención de Roma y el fin del gobierno de los asmoneos en 63 a. C.